Poesía 22.- Sabela

De pequeño jugaba con el cazamoscas a intentar aplastarlas,
pero en realidad me daba pánico matar,
así que simplemente las asustaba golpeando la pared a su lado.
Una vez fallé en mis cálculos y acerté de lleno en una.
Así me pasó con el amor.

Pasaron los años
y yo jugaba a dar zarpazos creyendo que la piel se descubría con los labios, hasta que un día me sacaron los dientes.

Fue amor al primer descaro.

La conocí por internet, en una discusión estúpida sobre la Iglesia Católica. Fue tan intensa que sin saber nada el uno del otro quedamos en Atocha al día siguiente.
No recuerdo dónde fuimos.
Recuerdo Plaza de España y una excusa estúpida porque tenía que volver pronto a casa.
Ella se empeñó en acompañarme y yo la besé en el metro.
En mi portal me dejó con las ganas, pero joder, qué bien las aprovechamos. Cada baño público de ésta ciudad sabe de lo que hablamos.

Yo la quise, joder si la quise,
y ella también llegó a quererme.
Amé sus rastas, su pelo teñido, y hasta sus sobredosis.
La amé como un adicto.
Y ella dejó de quererme,
como una adicta.
Cambió los fines de semana de sexo y filosofía
por noches consecutivas en vela de speed y parques, sin mí.

No te culpo. Se que me quisiste más que a nadie en el mundo,
pero entre el dolor y la nada yo siempre elegí el dolor,
y escapé del vacío de tu desgana,
aunque lo amase.

Decía Pablo Hasél: si me enamoro de otra yonki va a abrirse el cielo para que me lluevan collejas.
Pero ella me leía poesía por las tardes
y se desnudaba por las noches.
Me cantaba canciones horribles de punk español al oído
y a veces
se hacía una hora de tren sólo para darme un abrazo.

Yo me enamoré de una madrileña con el corazón gallego.
Mi pequeña Miss Carrusel.
Y aún puedo gritar lleno de orgullo en los andenes su nombre.
La mujer que tanto se vendió,
y en realidad,
nunca se dejó comprar.
Que por cada hombre que pagó por ella,
siete motivos más alimentaron su corazón de guerrera.

Ella me enseñó que luchar es la única forma de amar la vida.

Pequeña, donde quiera que estés:
te quiero.

Anuncios

~ por vicyos en octubre 21, 2013.

Una respuesta to “Poesía 22.- Sabela”

  1. Me encanta, no podía ser de otra manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: